domingo, mayo 08, 2005

¿Blog-cultura? Pues va a ser que sí

Antonio Fumero ha traducido un interesante post de Loïc Le Meur sobre la existencia de una "blog-cultura" que se conforma con:

*La voluntad y el deseo de compartir sus pensamientos y experiencias con otras personas.
*La creciente importancia de saber lo que otros piensan acerca de una idea o de una opinión concreta. En cuanto se construye una comunidad alrededor de un blog, su autor tiende a preguntarles más y más cosas a los miembros de la misma.
*Los blogueros se ayudan mucho unos a otros, siendo incluso capaces de lanzar proyectos colaborativos que sería muy difícil si no imposible lanzar de forma unilateral.
*Conseguir información diaria de un gran número de fuentes se convierte en una necesidad cada vez más importante para la mayoría de los blogueros, que acaban leyendo decenas o incluso cientos de fuentes diariamente.
*Los blogueros quieren tener el control de la forma en que leen las noticias, no quieren que se las ofrezcan como si de la palabra de Dios se tratara, que es lo que hacen la mayoría de los periódicos.
*Los blogueros tienden a ser "ciudadanos del mundo", leen fuentes internacionales y quieren conocer a personas de otras partes del mundo.
*Los blogueros se relacionan en la vida real. Una vez que construyen una comunidad virtual, organizan cenas, fiestas o conferencias para encontrarse y conocerse.
*Existe un "código compartido": un vocabulario, un estilo propio de escritura y códigos de conducta (citar otras fuentes cuando las utilizas, enlazar esas fuentes, etc.).
*Los blogueros están tan habituados a proporcionar realimentación (en forma de comentarios) en otros blogs, que se llegan a sentir frustrados cuando leen, escuchan o leen a los medios tradicionales (MSM) puesto que no pueden realizar esos comentarios.
*Es un hecho que los blogueros invierten mucho tiempo en sus blogs, quitándoselo normalmente a los medios tradicionales, a su tiempo libre y a sus horas de sueño. Esa irresistible voluntad de compartir con los demás es un vínculo en común muy fuerte.
*La cultura de la velocidad: la necesidad de postear o reaccionar de forma instantánea.
*La necesidad de reconocimiento. Los blogueros quieren expresarse y ser reconocidos por ello, lo cual ha provocado que muchos observadores externos hayan descrito a los blogueros como "grandes egocéntricos con mucho tiempo libre".

En efecto, se ha configurado una blog-cultura propia que está deslumbrando a los blogueros y a quienes están todavía fuera de la blogosfera. En verdad que se trata de algo nuevo y diferente.

Hay a quienes les da miedo sólo pensar que esto puede perdurar y no pasar como otra moda cualquiera. Hay quienes quieren mantener un statu quo que les beneficia, pero otros lo hacen con una auténtica preocupación por la falta de controles de la blogosfera. A mi modo de ver, ésta última no se trata de una cuestión baladí. "Los blogueros no son periodistas pero hay gente que se informa a través de ellos y se crea una opinión a partir de sus contenidos", dicen.

Pero frente a esta preocupación hay que decir que quien esté libre de culpa que tire la primera piedra.

Me parece que a los medios les vienen bien los blogs y los blogueros aún necesitan a los medios.
A los medios les vienen bien los blogs para conocer de primera mano los intereses reales de la gente y así recuperar la sintonía con las preocupaciones de la sociedad.
Los blogueros aún necesitan a los medios porque, salvo excepciones, las bitácoras son plataformas para expresar opiniones y reflexiones y no han dado el paso para difundir información en estado puro.

En la medida en que más blogs ofrezcan más información propia, menos dependerán de los medios. Pero aún no hemos llegado a eso...

Mientras tanto, sigamos disfrutando de esta ansia de libertad, convivencia y solidaridad a través de internet.
Publicar un comentario en la entrada