miércoles, febrero 24, 2010

Relaciones Públicas: Nuevos valores en el trabajo

Por Avelina Frías

Mientras que el trabajar como autónomo va en aumento en algunos países y sectores de la industria (incluyendo los trabajos de negocios y de marketing) los trabajos fijos siguen prevaleciendo. Sin embargo, hay importantes cambios referentes al contexto y contenido de los trabajos fijos. Los empleadores cada vez más buscan a personas capaces de comprender a la perfección las nuevas tecnologías, que posean muchas habilidades, que manejen distintos programas informáticos, pero sobre todo, que sean capaces de reinventarse a sí mismos.

William Bridges referente en temas de Recursos Humanos y autor del libro “jobshift: How to prosper in a Workplace without jobs” (Cambio en el trabajo: Como prosperar en el ambiente de trabajo sin trabajo) menciona que la naturaleza cualitativa de los trabajos ha cambiado, dado que “cada quien debe demostrar a los demás y así mismo, que está agregando un valor añadido a su trabajo, y manteniéndose al día para poder conseguir y conservar su propio trabajo.”

Esto quiere decir que los nuevos empleados deben tener una inteligencia flexible, capaz de aprender a como aprender, de manera que puedan destacarse en una competencia donde abunda el talento. “En el 2010 las relaciones interpersonales de los empleados, la habilidad para realizar contactos, crear redes y trabajar en equipo, supondrá cada vez más tener un mejor salario” afirmaron Marian Salzman e Ira Matathia autores de Next Now, “Trends of the Future.”

Los autores afirman que esto acarrea un mecanismo de ying y yang, donde los empleados se ven trabajando cada vez más para los empleadores que los han formado, lo cual reduce esa voraz actitud de venderse al mejor postor. Mientras que, por otro lado, hay en el mercado el incremento de autónomos montando micronegocios, optando por trabajos temporales y sin oportunidad de trabajar para alguien en específico.

La inseguridad en el trabajo ha hecho que las personas se vendan cada vez más como una marca, así como las corporaciones que se anuncian para distinguirse de la competencia. Antes, cuando las personas tenían trabajos estables, en organizaciones estables, podían darse el lujo de relegar actividades a sus subordinados y ver de qué cosas podrían ser capaces. Pero ahora con las corporaciones tambaleándose, en una de las peores crisis y con personas viéndose en la necesidad de trabajar como autónomos, los trabajadores fijos de las empresas están preocupados en tener más actividades y responsabilidades para de esta manera captar más la atención de sus jefes.

Post original en el blog de túatú social media & pr.

Tags:
Publicar un comentario en la entrada