sábado, diciembre 30, 2006

Relaciones Públicas: Los peligros de la política 3.0... para los propios políticos

Juan Varela es quien mejor ha desarrollado este concepto y no pretendo -ni puedo- hacerle sombra, sólo quiero añadir mi granito de arena a la conversación.

John Edwards, después de haber acariciado en 2004 la candidatura presidencial del Partido Demócrata, vuelve a lanzarse por la de 2008.

Ya muchos dan por hecho su candidatura, a la espera de que la siempre controvertida Hillary Clinton descarrile por sí misma, y que una de las "dos Américas" le dé la espalda definitivamente al afroamericano Barack Obama. Eso, sin contar que Al "Green" Gore ha recuperado su perfil público gracias a su cruzada personal contra el calentamiento global (aunque pocos le perdonarán haber aceptado su derrota tan fácilmente frente a Bush Jr.).

Pero la irrupción en la política de los blogs, las redes sociales, los móviles, Youtube, entre otros, puede entrañar peligros para los candidatos hasta las Convenciones Demócrata y Republicana, y más hasta el día de la elección.

Lejos de llegar a su cenit, la web 2.0 seguirá desarrollándose, generando nuevas aplicaciones y sumando millones de personas que encontrarán en internet una manera distinta de informarse y de movilizarse.

Los peligros pueden estar en un error de bulto en medio de un uso extenuante de las herramientas, en una posible compra de conciencias de blogueros supuestamente independientes y en la viralidad de los flogs. Incluso el entusiasmo de los propios seguidores puede llegar a ocasionar algún quebradero de cabeza a los estrategas de las campañas.

La comunicación -sea electoral, corporativa, de marketing, etc.- debe establecer ritmos y objetivos intermedios enmarcados en una estrategia global hasta alcanzar su fin último: movilizar, convencer o vender.

Las herramientas de la web 2.0 impactan a un determinado sector del electorado y no pueden ser un fin, sino tan sólo un medio más para alcanzar e influir a estos posibles simpatizantes.

Howard Dean se quedó en la cuneta por un entusiasmo desmedido en un mitin. En su lugar se impuso la frialdad de John "Frankie" Kerry con los resultados -desastrosos- que ya se conocen.

Los Republicanos no hacían tanto ruido en torno a la utilización de la herramientas de la web 2.0, pero hicieron un uso magistral de éstas, aunque con un control mucho más férreo y centralizado de los mensajes, del ritmo de su difusión y las tácticas a utilizar.

¿Qué ocurrirá en esta ocasión? ¿Los demócratas volverán a ganar la elección en internet y a perderla en las urnas?

¿Y en España? ¿Cómo afectará el comportamiento del electorado el atentado de hoy de ETA? ¿Esto modificará la agenda de los candidatos en liza en Madrid? ¿Cómo reaccionará la blogosfera española y madrileña ante este nuevo escenario?

Las respuestas próximamente en el blog más cercano a su IP.

Tags:
Publicar un comentario en la entrada