domingo, septiembre 19, 2004


(3) Entrevista inédita a Ramona Maneiro, compañera de Ramón Sampedro, a propósito de "Mar Adentro" (3)

Tercera entrega de la entrevista a Ramona Maneiro.
Haz click aquí para la primera parte y acá para la segunda.

Ramona Maneiro:
(Antes de suceder el accidente que lo dejó tetrapléjico) Ramón tenía una novia y se iba a casar con ella, pero luego él no aceptó. Y no iba a hacerlo ahora. No porque no estuviera enamorado, porque es que él no aceptaba vivir así.

Ramón lo ha explicado muchísimas veces, yo no puedo explicarlo como él porque no tengo ni la facilidad, y aunque lo entienda con la cabeza y con el corazón, no sé explicarlo como él lo hacía.

Los periodistas y toda esa gente que mete la nariz donde no debe, tenían que visitarlo más, y no una o dos veces nada más. Deberían estar con él más a menudo, estar con él, vivir, convivir con él, pasar unas horas (para comprenderlo).

Con Ramón, para entenderlo, no me hizo falta mucho tiempo.

Algunos dirán "Joer, ya llevaba tanto tiempo pidiendo (morirse), pero te ha conocido a ti y ya lo ha hecho". Ramón lo había dicho antes de conocerme y lo tenía planeado antes de conocerme.

Octavio Rojas:
¿Cómo definirías vuestra historia?

RM:
(Sonríe) A ver, dime tú.

OR:
¿Cómo una historia de amor? Tú, en unas declaraciones a un periódico, dices que Ramón se estaría muriendo de risa (con todo lo que está pasando) y que realmente ustedes sí se quisieron muchísimo. Es increíble todo lo que sucede alrededor de él. Pero... ¿dónde queda esa visión romántica de que el amor lo salva todo? Habría que replantear eso. ¿No sé si me entiendes? Quizás es porque el amor se puede demostrar de muchas maneras...

RM:
Eso es cierto.

Se puede definir como una bella historia de amor. Yo lo quería. El me quería. Me decía: "Cuando yo me vaya debes contar nuestra historia. Cuéntala de verdad". Lo haré, pero no ahora, porque tengo muchos problemas y no quiero hablar más de mi vida privada. Lo de Ramón y yo es nuestro, de momento.

Tendría que escribir un libro. Escribir nuestra historia, pero soy muy vaga. Lo nuestro fue una bella historia de amor, hasta que aparezca esa persona que él me ha dicho: "Te pondré un amor en tu vida". Yo le preguntaba cómo iba a reconocer a esa persona y él respondió "Ya veras".

OR:
¿Te interesa buscar compartir tu vida con alguien?

RM:
De momento, estoy muy bien, estoy feliz. De momento, estoy viviendo de los recuerdos que me ha dejado Ramón, que fueron muchos, a pesar del poco tiempo que convivimos.

OR:
¿Hay alguno en especial que recuerdes en este momento?

RM:
¿Recuerdos? Las navidades, que fue cuando más tiempo he pasado con él. Fueron horas inolvidables.

OR:
Entonces, ¿él tenía espíritu navideño?

RM:
No tenía y creo que se marchó sin tenerlo. Pero él quería (celebrar las navidades) por mis hijos. A los dos nos daba igual, pero él me dijo que por mis hijos pusiéramos unas cintas, un arbolito y tal, ahí en el piso de él, porque yo tengo mi casa. Celebramos la Nochebuena y el fin de año. En Nochebuena pasé tres noches ahí, ¡qué maravilla! Fue la primera vez que pasé las noches con Ramón. Nunca había estado con él todo el día.

OR:
¿Qué cosas les contaba a tus hijos?

RM:
Con el pequeño, jugaba. Con mi nieto, también jugaba. No hablaba mucho porque mis hijos no son mucho de hablar, pero les preguntaba sobre la escuela. A mi hija mayor sobre los novios. Cosas de familia, como si fuéramos una familia. Es que éramos una familia. Lo que pasa es que nos integramos tarde.

OR:
¿Tuviste alguna situación con tu familia o con su familia?

RM:
No, para nada. Con mi familia, menos. A la familia de Ramón la conocía poco, de las veces que iba a ver a Ramón. Y bueno, te tropiezas algo con la gente, pero no tienes relación.

OR:
¿No sabes quién estaba en contra de la decisión de Ramón?

RM:
En el libro pone que su hermano, pero no sé si hay otra persona más. Ahí es meterme donde no...


Continuará...

Publicar un comentario en la entrada