domingo, septiembre 12, 2004

Esta semana no habrá editorial. Sigo con "Mar Adentro".

Opiniones para el debate

Miguel Angel García, en la página web Fluvium -cuya posición es obvia-, contrapuso la experiencia de Luis de Moya -un sacerdote tetrapléjico, como el personaje de la película de Amenábar-, con la de Sampedro:
¿Por qué clamó tanto Ramón Sampedro para que le quitaran la vida? Yo creo que no encontró la ayuda que necesitaba para encararla de un modo valioso. Le faltó, desde mi punto de vista, alguien que le ayudara a ver todo lo que aún podía hacer, con su vida, por los demás. Todo lo contrario a lo que le ocurrió a este sacerdote, que en las mismas condiciones decidió no abandonarse, sino "levantarse" cada día ante la adversidad y seguir adelante con su vida, porque gracias a la ayuda de mucha gente se dio cuenta de que le quedaba mucho por hacer.

La vida de Luis de Moya sí que es un buen argumento para una película.


Esta argumentación se parece mucho a la que sale de la boca del personaje interpretado por José María Pou en "Mar Adentro".
Publicar un comentario en la entrada