domingo, julio 02, 2006

Relaciones Públicas: Prostibloggers, se fastidió el invento

Siempre está en discusión la manera en cómo algunas empresas generan buzz a favor de sus productos, políticas, de la propia empresa o hasta de sus directivos.

Me gusta la expresión inglesa "biased" que define la manera tendenciosa en como algunos medios se comportan en beneficio de una agenda oculta y ajena a los intereses del público.

Recibir el calificativo de ser un medio "biased" es sinónimo de falta de credibilidad y advierte sobre una futura irrelevancia del mismo por esta condición.

Los medios tradicionales intentaban crear buzz a favor de unas empresas y acababan recibiendo el mote de "biased media". Qué decir que sus números de audiencia y publicidad se verían afectados por la desconfianza de su público.

Pues bien, con la llegada de PayPerPost una parte de la blogosfera quiere repetir los peores vicios de los medios tradicionales y con ello acabar con la frescura y la credibilidad que la había convertido en una fuente alternativa, relevante, pero sobre todo creíble, de información.

Jason lo dice muy bien:
The currency of blogging is authenticity and trust... you pay folks to blog about a product and you compromise that. I would almost care about this, but it's so obvious to everyone that this is either a joke or an idiot that there is nothing more to say.

Y Enrique también lo pone clarito:
A mí la idea de desarrollar un mercado para que unos anunciantes puedan ofrecerse a sobornar a una serie de gente para que escriba sobre sus productos mientras, al otro lado del mostrador, unos bloggers puedan dedicarse a ponerle precio a su ética es algo que me resulta profundamente repugnante.

El problema no es que un par de opiniones se dejen comprar por un puñado de dólares. Lo verdaderamente preocupante es que el público, que comenzaba a confiar más y más en los blogs, a partir de ahora mostrará dudas (razonables unas, injustificadas la mayoría) ante los contenidos (positivos o negativos, da igual) en torno a tal o cual marca, empresa o directivo.

Es evidente que los blogueros que prostituyan sus contenidos no tendrán que ser los más leídos e influyentes, pero el daño a la imagen de la blogosfera también acabará dañando a éstos y al conjunto de bitácoras que no tienen nada que ver con unos meros intercambios comerciales.

Si los blogs no son medios, ni los blogueros periodistas, entonces por qué copiar sus peores vicios y cargarse definitivamente el invento.

Esto ni es publicidad, ni son relaciones públicas, son protitublogs.

Gracias, Enrique y Jason.

Newsweek también se hace eco del tema.

Tags:
Publicar un comentario en la entrada