miércoles, diciembre 03, 2008

Relaciones Públicas: Twitteando el Terror

Normalmente creo que Twitter está muy bien para comunicarte con un grupo de personas relativamente cercanas, la mayoría son amigos reales o creados a partir de la interacción de redes sociales o los clásicos FOAF (friend of a friend).

Pero también hay ocasiones en que estos breves mensajes son la primera reacción a un suceso o la vivencia sobre el terreno de algún hecho que impacta al mundo.

Tal es el caso de los terribles atentados de India, que fueron Twiteados en vivo por personas que los estaban sufriendo.

Tal fue la cantidad de mensajes generados que el gobierno hindú tuvo que pedir a los usuarios que dejaran de twittear para evitar que se diseminaran rumores o versiones falsas de los hechos.
"Indian government asks for live Twitter updates from Mumbai to cease immediately. ALL LIVE UPDATES - PLEASE STOP TWEETING."
Es evidente que la respuesta gubernamental fue desproporcionada y, llanamente, ingenua, ya que la gente no dejaría de utilizar una herramienta para comunicarse, aunque quizás esta advertencia los haría ser más precavidos en el momento de twittear algunas informaciones.

Cada vez más estoy escuchando en distintos foros y a personas que merecen mi respeto, que en la UE, así como en otros países, se están planteando seriamente "legislar" sobre los contenidos generados por los usuarios.

Habrá que estar alerta, porque la verdadera revolución que está generando la capacidad de la gente para comunicarse entre sí y masivamente a cientos, miles o hasta millones de personas, ha puesto de los nervios a los gobernantes que quieren limitarla.

Pero si Twitter (o cualquier aplicación social media) puede ser una herramienta para informar sobre los hechos, para denunciar el terror, no puede ser limitada bajo ningún concepto.

La ley que protege el honor, la propia imagen, la intimidad personal y familiar está ahí, y tiene que seguir siendo aplicada, pero cualquier intento de control será un ley mordaza digital.

Tags:
Publicar un comentario en la entrada