martes, octubre 08, 2013

Relaciones Públicas: Los medios para las minorías en España


Al ser un inmigrante (tengo doble nacionalidad, mexicana y española), me interesa todo lo que tenga que ver con la gente que, como yo, viene de fuera de España.

Han habido épocas oscuras para la inmigración y otras en las que todos compartimos un buen momento para la economía y la sociedad españolas.

Independientemente del momento, lo que siempre he echado en falta es un mercado dirigido a los que venimos de fuera.  Y no me refiero al de los locutorios, los envíos, etc., sino a uno que equipare al que se ofrece aquí al todos los españoles.

Como mexicano, reconozco que mi caso es diferente por la gran presencia de la cultura de mi país (musical, gastronómica, cinematográfica, etc.) en España.

Sin embargo, hay otras nacionalidades y países que son desconocidos para el español medio. ¿Qué se sabe de los ecuatorianos, bolivianos, paraguayos? ¿Qué se conoce sobre los chinos, marroquíes, rusos? Fuera de los lugares comunes, más bien poco.

En países de nuestro entorno, como les encanta decir a los políticos españoles, la televisión es un reflejo de la sociedad.  Se pueden ver presentadores de diferentes colores, acentos y religiones.

Una vez plantee este tema en una reunión con RTVE y la respuesta fue: "¡Que hagan una oposición!".
Me parece una respuesta justa, aunque también aceptaría un matiz. ¿Acaso hay noticias sobre las minorías en España?  Para mí la respuesta es: muy pocas, y ese es un problema que no se arregla con oposiciones, sino con políticas editoriales de los medios.

Es más fácil enterarse por los medios de que en México ha habido una tragedia, que un mexicano ha presentado un libro que ha escrito en España.   Lo digo por experiencia propia.

Antes de la crisis, había medios generados por inmigrantes, pero también éstos se han visto afectados por la reducción de los presupuestos publicitarios.   Sin embargo, hay otros que están naciendo o creciendo y consolidándose desde comunidades aparentemente silenciosas.  Me refiero en concreto a la comunidad china, que ya cuenta con varios periódicos y una presencia digital destacada, que incluye aplicaciones móviles.

Al final, que estos medios continúen es señal de que son rentables y ofrecen vistas hacia el futuro.

Quizás sea una opción para los miles de periodistas españoles que están en paro.  
Publicar un comentario en la entrada