martes, julio 29, 2014

Relaciones Públicas: La propaganda en el conflicto Israel-Palestina

Una región del mundo se desangra.
Más de mil palestinos y cerca de 50 israelíes han muerto en los últimos días en una mal llamada "guerra" entre Israel y Palestina.
Las imágenes de uno y otro lado inundan los medios y las redes sociales... pero al final se pueden sacar demasiadas conclusiones ante tanta propaganda que ambos bandos distribuyen.

Netanyahu dice que se trata de una guerra, pero no hay dos ejércitos enfrentados y se incumplen por las dos partes las reglas básicas indicadas por el Comité Internacional de la Cruz Roja, cuya lectura es más que recomendable en este momento.

Destaco este artículo:
Art. 22. Los beligerantes no tienen un derecho ilimitado en cuanto a la elección de los medios de perjudicar al enemigo.

Tengo amigos judíos y procuro no tocar este tema cuando estoy con ellos, porque, aunque sé que no están del todo de acuerdo con la situación actual, cierran filas y podrán encontrar justificaciones a la barbarie (no se le puede llamar de otra manera) del ejército israelí.

Los palestinos distribuyen imágenes terribles de niños muertos durante los bombardeos aéreos de las fuerzas israelíes.  Son tan duras que a veces resulta difícil verlas.


Pero se supone que esta serie de mapas que circula por las redes sociales es mentira según algunas fuentes.


Por la parte israelí, el de la propaganda es un frente en el que trabajan con gran atención y detalle.  Circula por internet un supuesto manual de propaganda que, de ser cierto, resultaría un tratado de comunicación cuidado al detalle en cuanto a estrategia y tácticas minuciosamente detalladas.

Lo que está claro es que el poder de difusión de Israel se debe en gran medida al apoyo que reciben de los medios occidentales, pero también a su propia capacidad para generar contenidos (frente a los limitados medios de los palestinos) y de hacerlos "atractivos" frente a la precariedad de los de sus oponentes.

Lo que a mí en lo personal me parece claro es que la desproporcionalidad de las fuerzas israelíes frente a las palestinas, también en el campo de la propaganda (en cuanto a estrategias de generación de enfrentamiento y odio), no conseguirá ganar las "mentes y corazones" de nadie, fuera de los propios israelíes y sus aliados más acérrimos, sino reproducir el odio que seguirá alimentando a generaciones.



Actualización: A través de Facebook, me entero a través de David Martínez de un vídeo que viene al pelo para cerrar la reflexión de este post.  Son 3 minutos muy intensos y sinceros:



Publicar un comentario en la entrada