domingo, mayo 22, 2011

El microempresario frente al #15m

He ido a votar a primera hora.
Había poca gente, quizás porque era demasiado temprano.

Llevo mucho tiempo dándole vueltas a lo que significa para mí como pequeño empresario y como individuo el movimiento #15m y ahora quiero escribirlo antes de que se me olviden algunas ideas que he tenido en este sentido.

Comenzaré por lo que significa para mí como pequeño empresario.

Lanzar mi empresa en medio de una de las peores crisis económicas que ha soportado España y el mundo ha sido una opción mía y la he asumido con todas mis consecuencias. Como conté en su momento, rechacé una buena oferta para entrar a una agencia de comunicación para poder crear túatú.

No está siendo sencillo, puesto que el recorte de los presupuestos está haciendo que este año esté resultando complicado.

Ahora, hay cosas que comparto del movimiento #15m:
- Todos los temas de reducir el poder de los grandes partidos y de proteger/ampliar los derechos ciudadanos me parecen correctos, aunque hay algunos que pueden ir más en profundidad, como quitar el fuero de los políticos imputados en cualquier tema penal/criminal.

Hay cosas que, como microempresario, echo en falta:
- La promoción de concursos públicos "troceados", es decir, que a una misma licitación puedan acceder desde autónomos, PYMES y grandes empresas, pero que las garantías exigidas no dejen fuera a los pequeños.
- Que las administraciones se avalen a sí mismas de manera responsable en las licitaciones públicas, de tal forma que una vez ganado un concurso, un autónomo o una pyme no tenga que avalar/financiar al estado indirectamente hasta que éste pague.
- Que las administraciones cumplan y hagan cumplir cuanto antes la ley de morosidad y que apliquen, como ya hacen con las deudas de hacienda, un interés por los atrasos.
- Que se reduzcan el impuesto de sociedades y las cotizaciones a la seguridad social en los primeros tres años de una empresa, cuidando un carrusel de empresarios que cierren y abran empresas para evitar el fraude.
- Que se generen políticas concretas de fomento al empleo juvenil y de colectivos con mayor tasa de paro en el que las PYMES sean las beneficiadas.
- Que los autónomos se integren a la CEOE y que cuenten con un poder de interlocución similar frente a la administración junto a los grandes empresarios. Será un primer paso para cambiar la mentalidad de que ser autónomo no es ser un empleado/empresario de tercera categoría.
- Que los malos gestores de bancos, cajas y en sí de cualquier empresa pública o que haya recibido dinero para su viabilidad, sean despedidos y, en su lugar, se contrate a través de un concurso público a los candidatos más idóneos para su dirección.

Ahora, como individuo tengo que decir:
- No creo en el intervencionismo. No le digo a la gente lo que tiene que hacer y no me gusta que me digan a mí cómo hacer las cosas tanto en los negocios como en mi vida.
- Hay que respetar las creencias religiosas y si hay que revisar algunas cosas con respecto a la relación entre la iglesia y el estado que se haga con el mayor de los respetos y observando criterios técnicos, no ideológicos.
- La nacionalización de las empresas rompería las reglas del juego y haría inviable las apuestas de inversión a largo plazo. En cambio, una serie de ajustes como el de los despidos de las grandes empresas cuando éstas tienen beneficios o que los grandes directivos cobren primas en función a sus objetivos en el medio y largo plazos son mejores alternativas.

En fin, que como microempresario y como ciudadano tengo mis propias ideas con respecto al #15m
Es un movimiento necesario, pero que tiene que aterrizar de alguna manera y me emociona ver a la gente, pero a todo esto hay que darle una dosis de realidad y enfocarlo de tal manera que genere una dinámica de cambio que vaya más allá de un hashtag o una anécdota.

En México, de donde soy originario, se logró sacar al PRI después de 70 años en el poder. Es posible que vuelva a la presidencia, de tal manera que lo que digo es por conocimiento de causa. Sin una alternativa viable, es fácil volver al pasado.

Chile y Brasil lo lograron. Ese es el modelo que debemos tener en España.

¡A votar!
¡A trabajar!
¡A seguir soñando!
Publicar un comentario en la entrada