lunes, abril 05, 2010

Relaciones Públicas: El negocio de la fertilidad

Por Avelina Frías

Criar a niños cuesta mucho, pero en estos días también “hacer” niños puede llegar a costar una fortuna. Hoy en día, las mujeres pueden congelar sus óvulos extraídos de sus ovarios y después fertilizarlos por una cantidad igual o superior a 10 mil dólares, mientras que la donación de esperma puede ser recompensada hasta por más de 600 dólares la muestra.

La empresa CapitalOne ofrece planes de concepción familiar para aquellos que no cuentan con dinero suficiente para pagar un tratamiento para concebir y en su publicidad se puede leer: “ofrecemos planes de entre 1,500 a 25 mil dólares con plazos flexibles para ayudar a pagar los tratamientos de fertilidad, hospitalización, cirugía, ligación de trompas reversibles y donación de óvulos”.

En el mundo de hoy se pueden obtener esperma en bancos. Los gastos estimados al año en Estados Unidos de esta industria que incluye óvulos, espermas, medicamentos y procedimientos hospitalarios, superan los 3 mil millones de dólares y eso sólo en los establecimientos regulados. En el negocio de la concepción todo tiene un precio, como lo dice el Chicago Sun Times: “la industria de la fertilidad es prácticamente un microcosmos de la totalidad de la economía mundial”. Este microcosmos incluye la elaboración de hormonas de fertilidad, recolección de recursos (esperma y óvulos), negocios internacionales (adopciones extranjeras), servicios especializados (medicina de alta tecnología) e incluso negocios de bienes con las madres de alquiler e inversiones a largo plazo (banco de embriones).

Debido a que los costes comienzan a ser excesivamente caros, la gente ha comenzado a buscar alternativas en su búsqueda de óvulos y espermas a menos precio, y por tanto en un espacio ideal para el mercado negro.

Así, como cualquier fuerza económica, la regulación comienza a ser inevitable y esencial. La profesora de la escuela de negocios de Harvard, Debora L. Spar, autora de The Baby Business, compara la industria de la fertilidad con la industria aún no regulada de la Web como un fenómeno del cambio social en el que estamos inmersos.

Tags:
Publicar un comentario en la entrada