lunes, febrero 15, 2010

Relaciones Públicas: Las membresías, otra visión de consumo

Por Avelina Frías

El compartir y prestar los productos de consumo ya no sólo es asunto de consumidores responsables y conscientes, sino que ahora también es una forma de consumo de productos de gran lujo.

El mantenimiento de un yate, un avión o un coche de lujo precisan de mucho tiempo y sobre todo dinero, es por esto que muchos clubs exclusivos ofrecen la oportunidad de utilizar estos productos sin tener que preocuparte por el costo o mantenimiento gracias al modelo de membresía. Un concepto innovador denominado NetJet te permite evitar las tediosas esperas en los vuelos comerciales y compartir con otras personas un Jet particular por una suma “razonable”, o también, es posible comprar un paquete de 25 horas de vuelo. Este concepto ha sido todo un éxito en los Estados Unidos y en algunas partes de Europa.

Si por el contrario, viajar en Yate es más de tu estilo, es posible comprar una propiedad compartida y surcar los mares con un grupo de amigos en cualquiera de las sucursales de Fraser Yachts en todo el mundo. Otro ejemplo de este negocio es el del Classic Club Car del Reino Unido en donde puedes utilizar un automóvil clásico, deportivo o de gran lujo por un pago de suscripción anual. Entre los paquetes más exclusivos es posible utilizar, por un período de 50 a 70 días, marcas como el Bentley o Ferrari.

Los esquemas de este tipo de consumo comienzan a abarcar nuevos mercados y de forma muy creativa. Por ejemplo, si te aburres del bolso que traes, el portal bagborroworsteal.com te permite utilizar diferentes bolsos de diseñador cada temporada por una cuota fija al mes. Otro ejemplo más audaz está en Suiza donde puedes “ordeñar” una vaca durante la primavera y obtener un queso elaborado de esa leche para el otoño.

La crisis económica se presenta como una oportunidad para fomentar este tipo de consumo y no sólo en productos de lujo.

Tags:
Publicar un comentario en la entrada