lunes, junio 29, 2009

Relaciones Públicas: La necesaria regulación de las campañas en internet

Es bien conocida la postura de Juan Varela en cuanto a la labor que hacemos los gabinetes de comunicación.

Puedo decir que a lo largo de varios años hemos cruzado opiniones, algunas veces encontradas, sobre este tema.

Ahora, con la creciente importancia de los blogs, las agencias están comenzando a dirigirse a éstos a través de información, regalos, invitaciones a viajes, etc. También hay campañas en las que se compran directamente los posts o son los bloggers quienes se afilian a diferentes programas para conseguir algún ingreso.

Lo que señala Juan en su columna Sociedad Cableada de Soitu es:
Un paseo por la web 2.0 basta para encontrar el problema: blogs que recomiendan productos o servicios sin identificar sus fuentes de ingresos y si tienen carácter comercial o no; quienes emplean marcas comerciales en sus contenidos con la esperanza de aparecer en los buscadores por palabras clave o que la publicidad contextual les deje unos euros; invitaciones a viajes, pequeños regalos promocionales, etc.; y las mil y una comunicaciones de marketing y comerciales que se publican sin aclarar su fuente.

De este párrafo -que resume bien su posición- yo indicaría lo siguiente:
*Es legal y ético dirigirse a los bloggers con información, productos para su prueba, invitaciones a viajes para asistir a algún evento. Yo no recuerdo que ningún medio "tradicional" haga habitualmente disclaimers sobre la procedencia de la información, las condiciones en las que se originó un reportaje o su relación comercial con un anunciante que aparece en una nota. De la misma forma, los blogs podrían o no hacer su disclaimer. Sería deseable y recomendable, pero no sé si vinculante.
*Lo que no está bien es no indicar cuando se trata de un post pagado o que un contenido determinado se está realizando para un cliente determinado. Personalmente, he hecho bastantes disclaimers, pero alguno se me ha pasado :(
*Cada blog es un mundo y me parece que, siempre y cuando no se trasgreda la legalidad, la ética personal para gestionar su bitácora es cosa de cada uno
*Ahora, lo que sí apoyo claramente es la necesidad de regular, o por lo menos establecer un decálogo de buenas prácticas, para evitar los engaños en las campañas de comunicación, marketing y publicidad en internet. Una actividad tan joven puede cometer errores, pero también tiene que saber reaccionar rápidamente para subsanarlos.

Es mi intención sacar este tema en la próxima reunión de la Asociación de Responsables de Comunicades Online (AERCO), así que este debate sigue abierto.

Tags:
Publicar un comentario en la entrada