jueves, enero 08, 2009

Relaciones Públicas: Los medios y la percepción de la crisis

Habiendo estado en México, EEUU y ahora de vuelta en España he tenido la oportunidad de comprobar in situ el poder de los medios de comunicación para modular la percepción de la crisis que sufre todo el planeta.

Mientras que en México la situación no es para dar saltos de alegría, la actitud de los medios en torno a la crisis es de expectación, sin un tono alarmista. Quizás también tenga que ver con que la atención está centrada en otros temas, como los terribles hechos alrededor de la guerra contra el narcotráfico o la inseguridad ciudadana.

Mientras tanto, en Estados Unidos, la cuna de la crisis que atenaza al planeta, se comienza a hablar de una posible recuperación económica para el segundo semestre de 2009. Se da por descontado que una vez asentado el nuevo gobierno -que pondrá otros miles de millones sobre la mesa- las cosas volverán a retomar su curso. Aquí también hay otros temas que atrapan la atención del público: los escándalos en torno al gabinete de Obama y su próxima ascensión a la presidencia.

En eso, al regresar a España, parece que no se había vivido una crisis parecida en la historia del país. Hay una hípersensibilidad ante todos los datos económicos y hasta los que son positivos resulta que tienen una vertiente negativa.

Es evidente que el país se haya inmerso en un proceso de reajuste con dolorosas consecuencias (aumento del paro, retracción en el consumo, congelación de los préstamos, etc.), pero el miedo en el que nos han instalado los medios lo único que hacen es alimentar el círculo vicioso: menos consumo, menos actividad económica, menos crédito, más paro, etc.

Es una crítica muy fuerte, pero los tertulianos de siempre han sido incapaces de explicar con claridad las razones de la crisis (de ahí que Leopoldo Abadía se haya convertido en una estrella en poco tiempo) y, peor, lo único que han sabido es atizar el fuego con análisis de todo a cien.

Entre una cosa y otra, lo que tenemos que hacer todos es trabajar hoy más que antes para que la dichosa crisis se superen en el menor tiempo posible. Además, habría que tener una visión crítica de lo que escuchamos por ahí y, sobre todo, perder el miedo a consumir, gastar, abrir la cartera, porque es la única manera de reactivar una economía hundida en la incertidumbre.

Tags:
Publicar un comentario en la entrada