martes, noviembre 04, 2008

Relaciones Públicas: Obama, la maquinaria del entusiasmo

Ha llegado la hora.
Todo indica que hoy termina una campaña electoral que ha conseguido atrapar la atención de los ojos del mundo.

Histórica, irrepetible, apasionante... Son tantos los adjetivos que se han utilizado en los medios de comunicación para referirse a una campaña que ha ayudado a desviar la atención de problemas realmente graves que enfrentarán los EEUU y otros países del mundo.

Es verdad que los duelos entre Hillary y Obama, una mujer y un hombre negro, peleando por una candidatura presidencial con muchos visos de ser finalmente ganadora, han permitido hacer volar la imaginación de personas de distintos credos, razas y sexos.

Los republicanos tuvieron oportunidades de conseguir mantenerse en el poder con una candidatura que, inicialmente, tenía los ingredientes para ser fuerte y ganadora.
No fue así.

McCain no supo o no pudo imponerse a la maquinaria del entusiasmo que movilizó el partido demócrata. Unas veces por errores propios, otras por no saber aprovechar los ajenos.

Lo cierto es que parece que se cierra un oscuro periodo para los EEUU, país que muchos insisten en denominar fallidamente como "El Imperio", cuando su poder económico, militar, político y cultural ha declinado como nunca en la era de Bush Jr.

No se sabe si Obama logrará mantener en marcha y engrasada la maquinaria de entusiasmo que ha desatado.

Parece ser que con sus últimas declaraciones ("Esta campaña no se acaba") lo tiene claro. O mantiene el viento a favor que lo ha catapultado hasta la cima o no podrá detener el declive del gigante norteamericano.

Habrá que tomar muchas decisiones impopulares que necesitarán explicaciones y campañas de comunicación no sólo dentro de EEUU, sino a nivel mundial, para intentar renovar la maltrecha imagen de un país que antes inspiraba, pero que ahora extraña y hasta desilusiona.

El tiempo dirá si Obama reconoce el tamaño de su responsabilidad y si es capaz de afrontarla con éxito.

Tags:
Publicar un comentario en la entrada