lunes, septiembre 08, 2008

Relaciones Públicas: Los nebulosos límites del acceso a la información

Soledad Gallego-Díaz expresa su preocupación ante los nebulosos límites sobre el acceso a la información con motivo de la gestión de la comunicación realizada durante el terrible accidente de Spanair sobre el que ya se ha escrito aquí.

Tiene razón en algunas cosas que detalla, tanto de forma (el gran despliegue de autoridades para acompañar a la simple lectura de una nota de prensa) como en el fondo (el que la Ministra de Fomento, Magdalena Alvarez, haya cogido el vídeo del accidente para mostrárselo al gabinete de crisis del gobierno).

Hay otras en las que creo que se equivoca: la limitación a la difusión de algunas imágenes puede entenderse si se da no de forma permanente, pero sí en los primeros momentos de la tragedia.

Recuerdo los primeros momentos del atentado del 11M.
Entre mis clientes estaba la BBC. Mis clientes me llamaron impactados por las imágenes que estaban viendo en la televisión: escenas dantescas de cuerpos desgajados, cabezas sin cuerpo, miembros carbonizados...

¿Realmente hacía falta mostrar eso para conocer el impacto de la tragedia?
Es una respuesta difícil.

En México, el presidente Calderón pide a los medios que dejen de informar sobre la ola de violencia que azota México y Bush Jr. impidió que se difundieran imágenes de los soldados muertos o heridos en Irak.

La realidad es tozuda y siempre acabará saliendo a la luz.

Los límites entre lo que lo que se puede o no ofrecer a la opinión pública es un tema espinoso en el que no creo que haya recetas.

Ni, como indica Gallego-Díaz, habría que permitir que los gobiernos decidan, ni estar a merced de algunos periodistas que buscan la espectacularidad y el amarillismo para sus medios.

El debate está abierto.

Tags:
Publicar un comentario en la entrada