miércoles, enero 09, 2008

Relaciones Públicas: Primero, la realidad


Ayer di una clase que me gusta a mis alumnos. Se trató de la primera sesión de comunicación de crisis.

Entre las cosas que les dije está una que luego se pasa por alto, no sólo en momentos de crisis, sino en el día a día de las empresas: haz las cosas bien y luego comunícalas.

Algunas veces se piensa que nuestros clientes nos contratan para promover sus productos en distintos medios y que nosotros lo conseguiremos, independientemente de su calidad y valía.

Eso no es así.

Un mal producto o servicio no podrá recibir ningún tipo de cobertura mediática y, si lo consigue, no será necesariamente positiva.

Si los profesionales de las relaciones públicas no nos apasionamos por el cliente, por sus productos/servicios, difícilmente podremos conseguir resultados positivos.

Eso significa en algún caso lanzarse a por todas cuando vemos claramente una oportunidad o desestimar una petición del cliente que -sabemos- no tienen ninguna posibilidad de éxito.

Porque no hay nada peor que darse contra la pared.

Tags:
Publicar un comentario en la entrada