martes, enero 09, 2007

Relaciones públicas: Cuestión de confianza

Cuando una mente tan proclara como la de Pepe Cervera escribe esto...
Internet ha roto el control que han tenido los medios profesionales, hasta ahora los únicos con voz. Pero ya la confianza no se puede comprar con dinero, o con carnés profesionales: hay que ganársela. Ya no basta con que la fuente de información sea una marca conocida con respaldo empresarial y un plantel de periodistas profesionales; también el producto tiene que ser de confianza, todas y cada una de las veces. La competencia infinita obliga a que toda noticia o reportaje apuntale la confianza en el medio. Porque los títulos y los respaldos empresariales ya no bastan para mantener la confianza. Sólo la calidad demostrada día a día sirve. Y eso no es monopolio de los medios profesionales, que tienen que espabilar. O morir.
Eso es justamente lo que he venido diciendo yo sobre la incursión de las empresas en la blogosfera. ¿Podrán entrar? Sí. ¿Es arriesgado? Si se trata de una empresa que se suma a una moda, pero no a la conversación, seguro que se arriesga a ir por lana y salir trasquilada. Pero si tiene de verdad una vocación de transparencia, no deja de respoder a los cuestiones que le plantean sus críticos y aprovecha el entusiasmo que genera entre sus incondicionales, un blog puede pasar de ser una herramienta más de comunicación a un apoyo estratégico para trasladar con eficacia su visión, sus valores, sus mensajes...

Y todo por una cuestión tan difícil de conseguir y tan volátil de perder: la confianza.

Tags:
Publicar un comentario en la entrada