miércoles, noviembre 01, 2006

Relaciones Públicas: Michael J. Fox, el valiente

Michael J. Fox tiene Parkinson desde hace años. El protagonista de "Volver al Futuro" sabe que aquella historia de ficción que lo lanzó al estrellato mundial le ha otorgado una oportunidad para hacer de su lucha personal contra la enfermedad una batalla de alcance mundial.

Se le ha visto comparecer en el congreso de los EEUU para exigir un mayor apoyo en investigación, lanzar su propia fundación, promover congresos mundiales sobre la enfermedad... Pero sobre todo ha dado una lección de valentía y optimismo al mostrarse públicamente y, a pesar del empeoramiento de su propia condición, estar activo y brillante.

Fox sabe que la popularidad puede servir para remover las conciencias (y los bolsillos) de la gente. También sabe que muchas veces esa aura de celebridad tiene que servir para influir políticamente y movilizar a la gente en pos de un cambio necesario y profundo.



Quizás por eso decidió hacer un anuncio para apoyar la campaña de la demócrata Claire McCaskill al senado de los EEUU por el estado de Missouri.

La traducción del anuncio es la siguiente:
"Como sabrán, me interesa profundamente la investigación sobre células madre. En Missouri pueden elegir a Claire McCaskill, quien comparte mi esperanza por (encontrar) una cura. Desgraciadamente, el senador Jim Talent se opone a la investigación con células madre. El senador incluso quiere criminalizar a la ciencia que nos da una oportunidad para la esperanza. Se dice que la política es local, pero parece que este no es el caso. Lo que hagas en Missouri importa a millones de americanos. Americanos como yo".

Algunos miembros del partido republicano y sus portavoces en los medios de comunicación conservadores acusaron a Fox de haber dejado de tomar su medicación para que sus temblores fueran aún más pronunciados, haciendo que los 30 segundos de su intervención fueran aún más dramáticos (aunque luego matizaron sus palabras).

Los que nos dedicamos a las relaciones públicas sabemos que contar con un famoso ayudará a atraer la atención de los medios con el objetivo de trasladar el mensaje de una marca a audiencias masivas. Pero su presencia tiene costes estratosféricos. Hay algunos que niegan su participación en temas relativos a causas sociales, porque no es un tema que les reditúe en efectivo (aunque nunca lo reconocerán en público).

La lección de Fox, en una sociedad que premia la celebridad con atención, es capitalizar su condición de "famoso" a favor de una causa relevante y trascendente.

Michael J. Fox conoce la influencia de la comunicación, pero también el poder de los hechos, y ha combinado ambos a favor de su lucha personal, y que también concierne a millones.

Michael J. Fox es un comunicador y un hacedor valiente.

Tags:
Publicar un comentario en la entrada