sábado, noviembre 12, 2005


Relaciones públicas: Estar preparado frente a la gripe aviar

No pretendo ser monotemático con esto de la gripe aviar, pero es relevante indicar los pasos que están dando algunas compañías para afrontar una posible crisis.

En Adlatina informan sobre los planes de Kentucky Fried Chicken frente a una posible pandemia:
Los expertos aseguran que comer pollo cocido no implica riesgo alguno de contraer la enfermedad, pero así y todo la famosa cadena de restaurantes de pollo de los Estados Unidos ya está preparando desde comerciales de tv hasta conferencias de educación al público para el caso de que se desate una pandemia. Pero la mayor parte de los especialistas piensa que no se deben acelerar los pasos porque podría crearse una sensación de inseguridad entre los consumidores norteamericanos, en cuyo país todavía no se produjeron víctimas del mal.

Mientras crecen los temores de una pandemia de gripe aviar, Kentucky Fried Chicken está preparando un plan de educación al consumidor para convencer al público de que comer pollos es cosa segura.

Ejecutivos de la firma madre de KFC –Yum Brands- estiman que las ventas podrían caer entre 10 y 20 por ciento en los Estados Unidos, basándose en su experiencia en China. De allí que revelaran recientemente su estrategia de contingencia a un pequeño grupo de analistas e inversores.

El programa está movilizado por el responsable de relaciones públicas de Yum, Jonathan Blum, e incluye publicidad televisiva y educación específica de los consumidores.

Creo que los consumidores tendrían que valorar las medidas que está tomando esta empresa y sentirse confiados al escuchar los argumentos de los responsables de relaciones públicas de KFC.
“Nosotros, al igual que otros, estamos observando bien de cerca este proceso y fuimos desarrollando planes que, esperamos, nunca tengamos que usar”, dijo la compañía en una declaración escrita. “Por otra parte, la Organización Mundial de la Salud ha sido clara al decir que no puede contraerse la enfermedad al comer pollo cocido”.

Por otro lado, la llamada a la calma y a la moderación tiene mayor credibilidad cuando viene de un tercero, aunque en este caso se trate del lobby de la industria avícola:
La National Chicken Council ha montado un sitio de internet para responder a las preocupaciones de los consumidores (avianinfluenzainfo.com), pero no dio otros pasos hasta el momento.

“Por lo que vemos, no hay indicaciones de gran preocupación por parte de los consumidores”, dijo Richard Lobb, director de comunicaciones de la entidad. “Los norteamericanos no suelen ser víctimas fáciles del pánico. Ellos saben que el pollo que comen no es peligroso. Es prematuro pegar posters o instalar carteles de vía pública que digan que el pollo es seguro”.

Pero incluso hay que tener cuidado con cómo se ejecuta este plan, si no se quiere incrementar el nerviosismo de la población ante un problema que sigue estándo restringido al ámbito animal:
James McCoy, analista senior de la consultora Mintel, indicó que tener un plan de emergencia como el de Yum “es una buena idea, pero instrumentarlo puede ser complicado. Existe el riesgo de que una empresa haga el primer disparo y empiece a gritar demasiado fuerte, para que algo que es seguro se convierta en objeto de temor de los consumidores. Si Yum saliera ahora a decir: ‘Comer pollo es seguro’, mucha gente probablemente se preguntaría ‘¿Por qué estarán diciendo eso?’”.

Gracias, Briefblog.

Tags: PR, RRPP, Public Relations, Relaciones Públicas, KFC, Gripe Aviar, Avian Influenza
Publicar un comentario en la entrada