viernes, mayo 27, 2005

Relaciones Públicas: Comprar publicidad no es comprar conciencias

Creo que no, que lo que alguna gente piensa sobre la relación de las relaciones públicas y la publicidad es erróneo.

Que una noticia generada desde una consultora de comunicación (o de un gabinete de prensa de los de toda la vida) obtenga cobertura mediática tiene que depender antes que nada de su carácter noticioso.

Creo que las relaciones públicas ayudan a que las organizaciones puedan entrar en contacto con sus audiencias, pero tienen que hacerlo con mensajes relevantes. De no ser así, difícilmente llegarán a los medios.

Por eso, actitudes como las de Morgan Stanley confunden a los medios, a los profesionales de las RRPP y a la sociedad.

En PR Machine aparece el siguiente comentario:
“In the event that objectionable editorial coverage is planned, agency must be notified as a last-minute change may be necessary. If an issue arises after-hours or a call cannot be made, immediately cancel all Morgan Stanley ads for a minimum of 48 hours,” reads a key section of its planned addition to ad contracts (according to Crain's and executives who’ve seen it).


No lo sé. Quitar publicidad "preventivamente" ante una noticia negativa.
Definitivamente no parece algo bueno.

Para algunos quizás sea difícil criticar abiertamente un gran anunciante, pero la sociedad tiene derecho a saber y los medios tienen la obligación de informar.
¿Los RRPP? Estarían en medio, ayudando a unos a comunicarse y a otros a nutrir sus contenidos.

No veo nada malo en ello porque se hace de manera transparente y siempre con la idea de que lo que prima es, por encima de todo, el carácter noticioso de la información.
Publicar un comentario en la entrada