domingo, marzo 06, 2005


Hotel Rwanda, imperdible

Ver esta película es como recibir no uno, sino varios puñetazos en la boca del estómago. Pero uno no puede dejar de verla, incluso a través de las lágrimas.
Hotel Rwanda (2004).


Maravilloso e increíble saber que Paul Rusesabagina (en la foto), la persona en cuya historia se basa la película, pueda aún sonreír después de lo que presenció.
Publicar un comentario