jueves, septiembre 02, 2004

Cortahumos...

En un brillante post, Juan Varela de Periodistas 21 indica que la iniciativa de no permitir que los Diputados no fumen en el recinto del Congreso tendrá unos efectos colaterales sorpresivos:

Menos contacto con los periodistas, menos comentarios, menos noticias.
Los reporteros parlamentarios están que trinan. No sólo no pueden fumar, ni siquiera en las cabinas de los medios, sino que los políticos se escaparán por el pasillo directo que existe entre el hemiciclo y el bar de diputados, al que está vedado el acceso a los periodistas.
Hay quienes piensan que las crónicas serán más ácidas. Y también más concisas. Hay prisa por salir a la calle.


Si es que toda a toda acción corresponde una reacción.
Publicar un comentario en la entrada