domingo, agosto 08, 2004

INFORMACION PROPIA

EDITORIAL

LA PELIGROSA VERDAD


A la cadena qatarí Al Jazeera no se le permitirá cubrir los acontecimientos de Irak durante un mes. Esta decisión fue tomada por el gobierno interino de Irak aduciendo que la cadena apoyaba a los insurgentes al trasmitir sus actos, desde sus atentados, sus comunicados, hasta los secuestros y atroces decapitaciones.

Desde hace meses, la autoridad en Irak, primero en manos americanas, ahora personalizada por el gobierno interino, dificultaban las tareas informativas de Al Jazeera e incluso se negaban a responder solicitudes de información sobre distintos temas.

A través de su página web, Al Jazeera lamenta que la decisión vaya en contra de las declaraciones del gobierno interino iraquí sobre que se iniciaría una nueva era de apertura y libertad de expresión en el país. Pero incluso la cadena qatarí ha ido más allá, ya que ha responsabilizado a la autoridad de Irak sobre la seguridad de sus instalaciones y de su personal.

Cabe recordar que Al Jazeera ha recibido ataques durante la entrada de las tropas americanas a Bagdad y que incluso uno de sus reporteros fue muerto por arma de fuego. A pesar de todo lo anterior, la cadena qatarí ha anunciado que está dispuesta a continuar su trabajo.

Algunas veces decir la verdad implica un riesgo incluso de muerte y ningún ejemplo mejor que la larga lista de periodistas caídos durante el ejercicio de su profesión en el último año.

Lo que ha sido Al Jazeera para el mundo, sobre todo para el árabe, puede verse de muchas maneras, pero más allá de cualquier tinte ideológico, se constata un hecho si se dice que la cadena qatarí ha ofrecido una visión de los grandes conflictos del último año en el mundo y que ese es su trabajo.

Hay quienes ven en la verdad un peligro y son los mismos que quieren dificultar al máximo el acceso y la difusión de la información al mundo, quizás pensando que sus actos pasarán desapercibidos. No es así. Las cosas se saben al final. Espero que la peligrosa verdad acabe alcanzando a aquellos que quieren ocultarla, distorsionarla o, si es posible, aniquilarla.

La justicia es la única aspiración posible, pero para que llegar a ella las cosas se tienen que saber. Esperemos que, ya sea a través de Al Jazeera o de algún otro medio, la historia se escriba con la tinta de la verdad.
Publicar un comentario en la entrada