domingo, mayo 23, 2004



INFORMACION PROPIA

EDITORIAL

UN RESPIRO


La boda entre el Príncipe Felipe y Leticia Ortiz ha ocupado las pantallas de las televisiones de todo el mundo.

Independientemente de las críticas sobre el coste de la boda, los trastornos a los residentes de las zonas por donde pasaría el cortejo, la aburrida retransmisión oficial, lo que es verdad es que este evento ha significado un respiro en medio de una larga temporada de malas noticias e imágenes atroces.

Esta puede ser una postura en la que mucha gente no esté de acuerdo, pero por unos momentos volvió la ilusión para millones de personas, después de vivir dos años de tensión, crisis y desesperanza.

La boda no devolverá la tranquilidad a los ansiosos, la salud a los afectados, ni la vida a los muertos... pero es un paréntesis, un respiro, una muestra de que la vida sigue y que debemos aspirar a recuperarla.
Publicar un comentario en la entrada