sábado, mayo 15, 2004

COMUNICACION POLITICA
Consultores políticos: ¿Fabricantes de dioses?

por Luis Eladio Proaño

Cuando en Europa y en los Estados Unidos se menciona a un consultor político, indefectiblemente se lo asocia con la imagen de un triunfador. David Chagall, en Los nuevos fabricantes de dioses, señalaba: “una brigada de consultores estrellas ha desarrollado y asumido posiciones de poder sin precedentes”. Roland Perry, en El poder oculto, con angustia declaraba que “con su control de los políticos y su comprensión de las nuevas tecnologías, los consultores dictarán la dirección de las naciones y del mundo”.

Para algunos autores modernos, la aureola de omnipotencia y oculta sabiduría de los consultores políticos se inicia con la publicación del famoso libro de Joe McGinniss, The Selling of the President 1968, en el que se atribuye el triunfo de Nixon no a su capacidad, inteligencia y confiabilidad, sino al talento y sagacidad de su firma consultora, que fue capaz de venderlo como Presidente, a pesar de su connatural antipatía y falta de credibilidad.

La realidad cuenta una historia diferente. Nixon comenzó muy bien, pero cuando Humphrey decidió poner distancia entre él y Lyndon B. Johnson, respecto a su desastrosa política de Vietnam, se fue acortando la ventaja y Nixon terminó ganando angustiosamente por un pelo. Si la campaña hubiera durado un par de semanas más, quizás el triunfador hubiera sido Humphrey.

Artículo completo en Chasqui
Publicar un comentario en la entrada