domingo, abril 18, 2004

REPUBLICA DE PANTALLA
La "teleguerra sucia" en México (1)

por Jenaro Villamil

LA TEMPORADA INICIO CON el escándalo de un funcionario cercano al jefe de Gobierno capitalino, identificado como "Nicolás, el chofer". Después siguió la etapa de los videoescándalos. La abrió una grabación del niño verde, protagonizando una clásica transacción de favores políticos a cambio de módicos 2 millones de dólares de comisión. Casi en paralelo surgió otro video del ahora ex secretario de Finanzas capitalino, Gustavo Ponce, quien fue captado cual protagonista de la película Casino apostando en Las Vegas, en nombre del erario público.

EL SALTO CUALITATIVO EN la etapa de videoescándalos se registró el 3 de marzo. Ese día, El Mañanero de Televisa inició lo que en una primera etapa se conoció como el Bejaranogate, seguido por la más patética exhibición telegénica de decadencia, corruptelas y tráfico de influencias en el seno de dirigentes del PRD que dieron cuerpo y forma al Ahumadagate. Pronto, en sucesión escabrosa de revelaciones, como sucede en el lenguaje de los talk shows, el expediente se convirtió en "el avión que a todos corrompió". En el camino quedaron ahumados prestigios políticos y sospechosas redes de complicidades que involucraban a una buena parte del espectro político.

Artículo completo en La Jornada

Publicar un comentario en la entrada